miércoles, 5 de junio de 2019

De boda en Mónaco

Sabía que Carlota Casiraghi no iba a ser una novia corriente y que no me iba a defraudar y, así ha sido.

Y es que, alguien con tanto estilo como ella, puede permitirse el lujo de hacer las cosas al revés.
Normalmente, las novias lucen su vestido largo y blanco en la ceremonia para, durante la fiesta, cambiarlo por uno corto más cómodo; pues va nuestra querida Carlota y hace todo lo contrario.
En la ceremonia civil, lució un vestido corto en encaje, muy romántico y femenino, diseñado por Giambattista Valli.

Y fue para la fiesta donde Carlota rindió todo un homenaje a las mujeres de su familia.
El vestido recordaba mucho a su abuela, Grace Kelly, y el peinado (que era muy favorecedor) estaba claramente inspirado en su madre, Carolina de Mónaco.

1 comentario:

  1. Lee ninguno de los dos modelitos m gusto


    Feliz día
    Www.masqueropa.blogspot.com

    ResponderEliminar